2 Minutos de lectura


La situación fue así:

Con más de 30 años de experiencia en la industria bancaria, Felipe Salaices sabía perfectamente lo que era una hipoteca. Tan bien conocía ese término, que diariamente trataba de pagar la hipoteca más grande que tenía: su hipoteca social. En 1979, Juan Pablo II mencionó que la hipoteca social es la deuda que tienen con la sociedad quienes han sido beneficiados con diferentes carismas y dones, lo que facilita la construcción de un patrimonio. Hoy recordamos a Felipe por:

1.- Un hombre de Dios: Siempre tuvo presente a Dios en su vida.
2.- Servir a los demás: En su empresa, en la ASOFOM, en su sociedad y en su familia buscaba crear valor a los demás.
3.- Congruente con sus acciones: Fiel a sus valores y a su ética.
4.- Apasionado de la vida: Cada día lo vivía al 100.
5.- Carismático: Sin importar su rol o su estatus, buscaba crear un lazo con todos.

En síntesis, Felipe siempre puso sus diferentes carismas y dones al servicio a los demás. Dicen, “que un hombre no muere cuando lo enterramos, muere cuando dejamos de recordarlo”. Él nos deja un gran legado que debemos honrar. Así como el Sr. Salaices, ¿cuál será tu legado? ¿tu liderazgo en tu institución se distingue por algo?



¡Buen viaje, nos vemos pronto Felipe! ¡Gracias por tu testimonio!

“Vivir para trascender”


Últimos Newsletters

NOTICIAS Y DATOS INTERESANTES


20Jun 2022

115 Segundos que Valen $119 Millones de USD

Usain Bolt, el talentoso corredor jamaiquino, obtuvo ocho medallas de oro en juegos olímpicos. Le bastaron correr en la ...

15Jun 2022

Las Comisiones Descontroladas y el Soccer

Erling Haaland, el prolífico goleador noruego, es considerado uno de los mejores jugadores del mundo de fútbol. En la te ...

06Jun 2022

El Rey de París

Tal parece que el Roland Garros, tiene un sólo dueño… Rafael Nadal. Este domingo, el español logró su campeonato número ...